4 de diciembre de 2012

Membrillo

   Carne de membrillo, dulce de membrillo... para mí, membrillo a secas. A mi padre siempre le ha encantado, se tenía que frenar para no acabar con pastillas enteras de membrillo. A mí también me gusta, pero lo como con moderación por las calorías y porque es astringente. Lo malo ha sido al probarlo casero... está delicioso y parece mentira que, con lo fácil que es hacerlo, aún no lo hubiera probado.



   Estuve dando vueltas por la red para encontrar una receta, y hay muchas, doy fe de ello. Pero yo quería una forma fácil, tradicional de hacerlo y que sólo llevase membrillo. Así que me fui hasta Las Recetas de Mamá y acerté de pleno.
   Lo único es que yo no hice dos kilos de membrillo (¡menos mal, o me lo habría comido todo!).
   Queda un membrillo dulce, pero no empalagoso; consistente, pero no en exceso; con un color dorado precioso y, sobre todo, delicioso no, lo siguiente...
   No me enrollo más y os dejo con la preparación:
  • Membrillos, su peso es el que nos dará la referencia para el azúcar 
  • Azúcar, el mismo peso que de membrillos
  • Agua
  • No, no hay más ingredientes

   Lavamos bien los membrillos, podemos frotar con un estropajo para quitarles el pelillo que tienen en la piel.
   Ponemos en una olla y cubrimos de agua. Hervimos durante una media hora, podemos pinchar un membrillo para comprobar que ya está bien cocido.
   Pelamos y quitamos el corazón de los membrillos. Ana los aprovecha para hacer jalea de membrillo... a la siguiente pruebo con ello también.
   Pesamos la carne de los membrillos cocidos y tenemos que añadir el mismo peso en azúcar (yo: 750 de membrillo y 750 g de azúcar).
   Trituramos. 
   Pasamos a una olla y ponemos al fuego. Sin parar de remover con una cuchara de madera, lo tendremos alrededor de 30 minutos (en mi caso, fueron 40), hasta conseguir evaporar el agüilla y que se quede espesito.

   Ponemos en moldes y dejamos enfriar. Cuando haya enfriado, estará cuajado y listo para disfrutarlo.
¡Espero que os guste!

12 comentarios :

  1. Esta receta me trae recuerdos de mi infancia en los que cuando veíamos a mi abuelo cuando nos venía a recoger al cole sabíamos lo que tocaba de merienda "bocadillo de membrillo" Cómo le gustaba.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Que rico te ha uqedao, yo tambien he hecho este año, que ha sido el primero y ha sido todo un exito! 1besin

    ResponderEliminar
  3. Holaaa, que bien te ha quedado el membrillo, yo aún no lo he hecho, espero que al año que viene me puedan dar membrillos del árbol mis amigas que este año no ha podido ser.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  4. Original forma de cocinar el membrillo.... realmente queda brillante, clarito y seguro que delicioso... tendré que probar. Besitos,

    ResponderEliminar
  5. Que ricura de membrillo....
    besets

    ResponderEliminar
  6. Pero que rico, fácil como bien dices, me encanta el membrillo y este color tan bonito que te ha quedado dan ganas de comerse lo, madre mía con un poquito de queso de burgos o requesón me encanta voy a tomar nota ahora mismo, si encuentro el menbrillo hago tu receta, vamos que si la preparo bst

    ResponderEliminar
  7. Muy buena pinta!! A mi me gusta más marroncito, pero alguna vez lo haré así... seguro que está genial :D

    Y lo importante, te ha cuajado genial! :D

    ResponderEliminar
  8. Vaya pinta que tiene, en mi casa siempre lo ha hecho mi padre y qué rico salía.

    lacasita-dulce.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Me quedo siguiéndote!! Acabo de dar con tu blog por casualidad y es genial, tienes unas recetas estupendas!! Si quieres pasate por mi blog que estas invitada! Un abrazo muy grande, aquí te dejo el enlace.
    Recetas de cocina del Señor Señor

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el membrillo con queso ummm se ve buenisimo y facil de hacer con tu permiso me la apunto ejjeejjejejje...

    ResponderEliminar
  11. ¿Te puedes creer que no lo he hecho jamás? Tengo una tía que lo borda, así que para qué le voy a quitar el gusto que ella tiene de hacerlo si le encanta y a mi que me lo regale. Pero lo hace igual que tú, porque una ha querido saber su secreto y le ha preguntado.

    Me encanta con queso fresco y nueces. Y un aperitivo que queda genial es un trocito de queso, otro de membrillo y una anchoa. Un contraste que te gustará si a tu paladar no le importa mezclar lo dulce con lo salado.

    ¡Feliz finde!

    ResponderEliminar

Nos gusta que alegréis nuestras entradas con vuestros comentarios, aquí lo podéis hacer.
Muchas gracias por pasar por esta cocina.

(No participo en cadenas de premios, básicamente, por falta de tiempo. Si pensaste para ello en este rincón, te doy las gracias de igual modo)

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...